Los protegidos

Una familia 'normal' unida por circunstancias excepcionales
Mario (Antonio Garrido), desconcertado, descubre que su hijo Carlos (Daniel Avilés) tiene el poder de mover objetos con la mente. Jimena (Angie Cepeda) se levanta sobresaltada en mitad de la noche. Su hija Blanca es secuestrada por unos hombres que se la llevan en un coche. Lo más extraño es que la pequeña predijo que esto iba a ocurrir...

Ambos, tratando de encontrar respuestas, se unirán formando una falsa familia que vive en una casa anónima de las afueras. El resto de este peculiar grupo lo componen: Culebra (Luis Fernández), un atractivo caradura de 17 años que malvive en las calles y que tiene el poder de hacerse invisible a voluntad; y Sandra (Ana Fernández), una bella joven que trasmite descargas eléctricas, Carlos (Daniel Avilés), hijo de Mario, un niño torpe y desgarbado que puede mover objetos con la mente, y Lucía (Priscila Delgado), una niña con la capacidad de leer la mente de los que le rodean. Este heterogéneo grupo tendrá que mantener las apariencias para no despertar sospechas en su nuevo barrio.

Convivir como si se conociesen desde siempre será su objetivo. Llevar una vida normal en lo posible, sin que sus vecinos y compañeros averigüen que no son una familia distinta y que los niños tienen poderes.

Mario y Jimena tratarán de resolver los misterios que les rodean, ¿de dónde provienen sus poderes? ¿quién sabe de sus increíbles habilidades y por qué quiere ahora secuestrarles? ¿dónde está la hija de Jimena? En la sombra, los sus perseguidores no cejarán hasta dar con ellos....


Los personajes


Angie Cepeda es Jimenea
Una mujer de treinta y tantos, muy atractiva. Jimena tenía una vida acomodada, sin excesivas
preocupaciones, hasta que una noche descubrió que su hija Blanca podía predecir lo que iba a ocurrir: la niña vaticinó que sería secuestrada y así fue. La investigaciones de Jimena le conducen a conocer a Mario y a Carlos; y pronto a otros niños con poderes sobrenaturales. Juntos terminarán conviviendo en una casa donde estar a salvo. Jimena es una mujer llena de coraje y dispuesta a hacer lo que sea necesario con tal de recuperar a su pequeña, a la par que se convierte en la madre de la familia.


Antonio Garrido es Mario
Mario es un hombre corriente que ha perdido recientemente a su mujer y ha quedado al cuidado de su hijo Carlos, con quien nunca ha terminado de conectar. Ahora trata de sobrellevar las tareas domésticas y la educación de su hijo lo mejor que puede, pero no le resulta nada fácil. El descubrimiento de los poderes de su hijo va a complicar la existencia de Mario. Ahora hará lo que sea por mantener a su nueva familia fuera del alcance de los que los persiguen y quieren encontrarles.


Daniel Avilés es Carlos
Es el hijo de Mario, de 8 años. Un niño torpe y desgarbado, que desde que falta su madre, se
encuentra más desamparado que nunca. En el colegio es el bicho raro y objeto de burla por parte de sus compañeros. La experiencia de encontrar a otras personas (niños, sobre todo) con poderes similares al suyo, y el irse además a vivir con ellos a una casa, le permitirá encontrar un lugar donde sentirse cómodo y querido. Por fin se siente uno más.

Poder: Telequinesia
Carlos puede mover con la mente objetos pequeños y no muy pesados. Normalmente tiene que estar cerca del objeto para hacerlo, y consigue desplazarlo unos dos o tres metros y con un gran esfuerzo de concentración. Poco a poco Carlos irá consiguiendo controlar su poder y logrará mover objetos más grandes y pesados.


Ana Fernández es Sandra
Adolescente de 16 años, muy guapa pero con un carácter un tanto retraído. La razón es su poder: altera el campo eléctrico que la rodea cuando su estado emocional se ve afectado poniendo con ello en peligro a quienes están dentro de su radio de acción. Así ocurrió cuando en una discusión Sandra estuvo a punto de matar electrocutada a su hermana. Tras el accidente, Sandra decide abandonar su casa y a los suyos. En ese momento será cuando dé con Jimena y el resto.

Poder: Electricidad
Sandra transmite electricidad. Puede hacerlo por contacto, tocando directamente personas y objetos. Para esto podrá utilizar cualquier parte de su cuerpo incluidos los labios, lo que de momento la dificulta en su relación normal con otros personajes. Para evitar accidentes usa unos característicos guantes que servirán de aislante.


Luis Fernández es Culebra
Un chico curtido en orfanatos, centros de acogida y lugares similares. Un pequeño renegado, atractivo y muy descarado.

Poder: Invisibilidad
Culebra tiene la extraña capacidad de hacerse invisible. Este poder muy deseable sin embargo es limitado. No es algo que pueda mantener durante mucho tiempo, normalmente apenas aguanta treinta segundos y en ocasiones a su vuelta muestra gran cansancio debido al esfuerzo.


Priscilla Delgado es Lucía
Una niña de 7 años con la capacidad de leer los pensamientos de las personas que la rodean. Lucía fue recogida en su día por Silvestre.

Poder: Telepatía
Lucía puede oír el pensamiento de otras personas. Esto es algo posible cuando tiene enfrente a la otra persona y a una distancia máxima de 10-12 metros. No es un poder que pueda utilizar únicamente a voluntad, es algo que no puede evitar. Para abstraerse de esta capacidad, en los momentos que le resulta incómoda escucha en su MP3 música clásica por lo que no se separa de
sus cascos.


Mario Marzo es Lucas
Lucas es un adolescente de 14 años que le gustaría ser una persona social y extrovertida porque es tímido y retraído, sin embargo es sensible, tierno y muy dulce. A Lucas le abandonaron sus padres cuando descubrieron su "secreto", era capaz de transformarse en otros. Ahora vive con unas personas extrañas que le enviarán para entrometerse en "la nueva familia".

Poder: Mimetismo
Lucas es mimético. Puede transformarse en otra persona (¿o quizás animal?) mediante el contacto durante algunos segundos con la persona en la que se va transformar.


Los Vecinos



Gracia Olayo es Rosa
La inefable vecina cotilla que va a recibir con los brazos (y sobre todo los oídos) abiertos a Mario, a Jimena y su extraña prole. Dispuesta a ayudar incluso cuando no se la requiere, va a ser un incómodo testigo y un peligro constante para el objetivo principal que guía a Mario y a Jimena: pasar desapercibidos. Los hijos de Rosa, CLAUDIA (Esmeralda Moya), 16 años, y BORJA (Javier Mendo), 8, van a ser los primeros amigos que los niños de la nueva familia encuentren en la zona residencial donde han ido a parar; y el padre de estos y marido de Rosa, ANTONIO (Oscar Ladoire), policía de 40 y tantos años, no parece en el fondo mal tipo.




No hay comentarios: